CRIMEN Y JUSTICIA

JUDICIALES 18 de octubre de 2022 Por Espectáculo Noticias
El caso del “rey dominicano de las mulas” que envió a una mujer a Tierra del Fuego con 104 preservativos con cocaína en el estómago
AEVRC42VLZAVDKKEZAGPUZHBPA

Un histórico traficante con un pasado de contrabando de droga a España es el principal acusado en el esquema investigado por el juez Sebastián Casanello, que considera a las mulas como víctimas de trata. El hotel alojamiento en Floresta y el rol de Madelein, la reclutadora.

Uno podría creer que el negocio cambia, que ciertas cosas ya no ocurren, pero el narcotráfico todavía captura a mujeres pobres y las convierte en sus siervas.

El 13 de octubre de 2021, J., dominicana, madre, beneficiaria de una Asignación Universal, con domicilio porteño, 28 años de edad, esperaba abordar el vuelo 1888 de Aerolíneas con rumbo a Ushuaia, Tierra del Fuego. Personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria la entrevistó. La notaron nerviosa, errática, contradictoria en sus respuestas. Allí, reconoció que llevaba preservativos cargados con cocaína en el estómago, así como otro paquete de polvo dentro de su vagina. El paso por un scanner reveló que lo que decía era cierto. Se la registró. El paquete que llevaba entre sus piernas pesaba 189 gramos. Quedaba saber cuánto cargaba dentro el organismo.

El caso del “rey dominicano de las mulas” que envió a una mujer a Tierra del Fuego con 104 preservativos con cocaína en el estómago

Un histórico traficante con un pasado de contrabando de droga a España es el principal acusado en el esquema investigado por el juez Sebastián Casanello, que considera a las mulas como víctimas de trata. El hotel alojamiento en Floresta y el rol de Madelein, la reclutadora
Federico Fahsbender
Por

El 13 de octubre de 2021, J., dominicana, madre, beneficiaria de una Asignación Universal, con domicilio porteño, 28 años de edad, esperaba abordar el vuelo 1888 de Aerolíneas con rumbo a Ushuaia, Tierra del Fuego. Personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria la entrevistó. La notaron nerviosa, errática, contradictoria en sus respuestas. Allí, reconoció que llevaba preservativos cargados con cocaína en el estómago, así como otro paquete de polvo dentro de su vagina. El paso por un scanner reveló que lo que decía era cierto. Se la registró. El paquete que llevaba entre sus piernas pesaba 189 gramos. Quedaba saber cuánto cargaba dentro el organismo.


Así, la llevaron arrestada al hospital Fernández, donde evacuó el resto de la carga, once deposiciones en total, 24 cápsulas en la primera, 14 en la última. La cuenta terminó con 104 preservativos cargados con droga, 722 gramos. Si uno solo estallaba, J. podía morir.

Así, quedó detenida, incomunicada. El caso quedó en manos del Juzgado Federal N°7, a cargo de Sebastián Casanello. J. tenía un teléfono, que fue abierto. Una conversación indicaba que allí que otra mujer, de nacionalidad argentina, también madre, también beneficiaria de planes sociales, con domicilio en una villa porteña, había viajado a Ushuaia poco antes, en otro vuelo de Aerolíneas Argentinas. Fueron a buscarla. La encontraron en un hotelito de Río Grande con 64 cápsulas que ya había evacuado y una piedra de medio kilo.

Te puede interesar