EE.UU. propone prohibir ingreso de buques chinos que pescan ilegalmente

INTERES GENERAL 03 de septiembre de 2022 Por Espectáculo Noticias
El Senado de ese país debate un proyecto que propone una lista negra de buques, casi todos chinos, que practican pesca ilegal, no regulada ni reglamentada. Mientras, en Argentina impulsan acuerdos comerciales con esas mismas flotas que depredan nuestros recursos.
pesqueros-chinos-363760-205743

Mientras en EE.UU. buscan prohibir por Ley la entrada en puertos y aguas de ese país a buques implicados en la pesca ilegal (básicamente la flota china), en Argentina, legisladores y estibadores de Santa Cruz piden que se les permita a esos depredadores recalar en nuestros puertos para proveerlos de asistencia y logística.

Dos senadores estadounidenses, Dan Sullivan (republicano de Alaska) y Sheldon Whitehouse (demócrata de Rhode Island) presentaron un proyecto de Ley que incluye la creación de una lista negra de buques implicados en pesca ilegal, no declarada ni reglamentada. La que ejercen en nuestro Atlántico Sur barcos en su mayoría chinos, pero también españoles, tailandeses, coreanos y portugueses.

La bautizada “Ley de Lucha contra la Pesca Ilegal en el Extranjero” (FISH en sus siglas en inglés), fue presentada el pasado 25 de agosto, y además de combatir la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, prevé un refuerzo de capacidades de la Guardia Costera y promueve negociaciones internacionales y bilaterales sobre acuerdos y tratados al respecto.

De Alaska, por ejemplo, proceden dos tercios de todo el marisco capturado en Estados Unidos. Tal abundancia responde a “administradores responsables que han gestionado de forma sostenible este increíble recurso y han seguido las reglas” según sostuvo el senador de ese Estado, Sullivan. Enfatizó además que no todos los buques ni todos los países respetan las normas, y en cambio “arrasan con las poblaciones de peces sin tener en cuenta a otros usuarios o a las generaciones futuras, especialmente el peor infractor, China”.

El proyecto pide a la administración del presidente Biden abordar la pesca INDNR en cualquier acuerdo internacional pertinente, y obliga a los guardacostas a aumentar las inspecciones de buques extranjeros sospechosos de practicar la pesca ilegal. Y algo muy interesante: coordinar con organizaciones regionales de gestión de pesca para determinar si el Estado de abanderamiento de un buque está tomando medidas correctivas.

En Argentina, en cambio, estibadores de puertos de Santa Cruz piden a los políticos locales que gestionen el permiso para que esos mismos barcos chinos recalen en las terminales portuarias de esa provincia, para brindarles servicios que hoy obtienen Montevideo, y así paliar la crisis de la industria pesquera nacional y sectores dependientes.

Incluso el Parlamento Patagónico, integrado por legisladores provinciales de la región, pidió al Poder Ejecutivo Nacional que impulse “acuerdos comerciales bilaterales con los países que desarrollan la actividad pesquera en el área adyacente a la Zona Económica Exclusiva Argentina, entre los paralelos 44° y 50° Sur”.

A la inversa de lo que proponen en el Senado de EE.UU., en Argentina los propios sectores involucrados piden asociarse con las flotas ilegales que sobreexplotan, sin control, sin regulación, uno de los más preciados recursos de nuestro país, el calamar illex, cuyo futuro, probablemente muy magro, ni siquiera se estudia.

Te puede interesar