Escándalo en la DPE, echaron a una empleada y prendió el ventilador

INTERES GENERAL 12 de abril de 2022 Por Espectáculo Noticias
Escandalo en la DPE, echaron a Patricia Valencia y prendió el ventilador, denuncio, ingresos irregulares, sobreprecios y regalos.
d600_W1261v8nzp6fm8qlpineofs-247x300

La jefa de Administración de la DPE, Patricia Valencia, fue echada de la Dirección Provincial de Energia y realizo graves denuncias contra el presidente de Alberto Mancini y la Ministra de Obras Publicas, Gabriela Castillo a Valencia que tras 27 años de servicio, le fue impedido por personal policial el ingreso a las oficinas de la DPE por personal policial, denunció persecución laboral, despidos arbitrarios, compras irregulares, sobreprecios, favores a empresas amigas, ingreso de parientes. Y, además, alertó que la usina principal podría dejar de funcionar. 
 

En dialogo con Radio Provincia Valencia que había sido denunciada durante la gestión Bertone por diferentes irregularidades, indico que fue despedida después de 27 años de servicio, por decisión del presidente de la entidad, Alberto Mancini, y la ministra de Obras y Servicios Públicos de la provincia, Gabriela Castillo, según expreso la propia damnificada. 

Valencia fue impedida de ingresar a las oficinas de la DPE en calle Lasserre, por agentes de policía que allí estaban apostados, en principio en cumplimiento de una orden solamente verbal. 

Ofuscada, la empleada de la Dirección Provincial de Energía acusó a las autoridades de perseguirla y despedirla en forma irregular, a raíz de un sumario por un mal procedimiento administrativo que se le cursaba, basado en una denuncia penal sobre su desempeño. Denuncia que, sin embargo, fue rechazada por la Jueza ante la ausencia de delito, al igual que lo expresado por el Tribunal de Cuentas y la Secretaría Legal y Técnica. 

“Hay una persecución hacia mi persona del gobierno, de la ministra, del señor presidente Mancini” esgrimió Patricia Valencia, para luego expresar un extenso listado de irregularidades de todo tipo que habrían cometido Alberto Mancini y Gabriela Castillo con fondos de la repartición estatal, de las cuales Valencia dice poseer pruebas contundentes para su comprobación. 

Echar empleados en forma injustificable, ingresar irregularmente a parientes y amigos, comprar sin documentación respaldatoria, utilizar crédito propio en favor del ejecutivo provincial, comprar con sobreprecios, desaparecer material, favorecer con subsidios a empresas amigas, son algunas de las irregularidades y arbitrariedades que la empleada en conflicto denunció con nombre, apellido y lujo de detalles. 

Un escándalo de denuncias en la DPE y en el Ministerio a cargo de Castillo Respecto de despidos arbitrarios e ingresos irregulares, Valencia detalló: “Echó (Mancini) a toda la gente que había ingresado del gobierno anterior y metió a toda su gente, incluidos sus dos hijastros, donde se justificó que fue sin autorización del 

 gobernador, no siguiendo el procedimiento de la ley de presupuesto que tiene que ir a Legislatura y tener la autorización del gobernador. Metió a los hijos de su señora actual más todos sus amigos. Y ahora quiere ingresar a Energía a toda la gente que juega con él al pádel”. 

Otra de las irregularidades que marcó se relaciona con un caso conocido de compra de lámparas de bajo consumo: “Sus funcionarios se llevaban las bolsas de la DPE sin registro, sin nada, para llevarlas a Río Grande. No sé, habrán iluminado toda su casa” sospechó. 

“Vayan comprando grupo electrógeno porque no va a haber luz” alertó la jefa de administración de la DPE para introducir quizás la más grave de las denuncias que formuló: “No tenemos equipos auxiliares, hace un año que está parado el rotor de la usina y no hacen las gestiones para el equipo principal que está que explota, está en la mitad de su capacidad, el año pasado tenía una capacidad 26 megas, hoy está en 13 megas. En el invierno no sé si va haber energía”. 

Un entuerto más que involucra a las autoridades de la Dirección de Energía y a la ministra Castillo es, según Valencia, la compra de postes de forma irregular, cuyo destino se desconoce a ciencia cierta: “Por orden de la ministra, la señora Castillo, el presidente mandó a comprar postes sin los procedimientos administrativos que corresponden, para regalar en Tolhuin y en los barrios carenciados. Lo único que pregunta el presidente todos los días es el pago de esos pilares por orden de la señora ministra. Esos pilares, ni el director ni nadie de la empresa sabe dónde están instalados, a dónde fueron”. 

También delató un posible fraude con regalos para los empleados de Energía en 2021. Dijo Valencia: “Una compra sin expediente, sin los trámites correspondientes, de $1.300.000, de 160 obsequios, cuando en diciembre pedimos tres presupuestos por $500.000 para todos los empleados… medio raro ¿no?” Además, agregó que solo 36 empleados recibieron esos presentes. Y que el caso ya fue corroborado por el Tribunal de Cuentas. 

La directora reveló también trato preferencial, e irregular, que desde la presidencia de la DPE se dispensa a la empresa Renacer: “Dejó por escrito que no se haga corte de luz a Renacer, habiéndole dado una contribución no reintegrable de $110.000.000 por parte del ejecutivo provincial. Siempre estuvieron subsidiados desde que yo trabajo acá Renacer, Aurora, siempre con beneficios”. 

Los repuestos para la usina Rolls Royce también son parte de otro desaguisado denunciado por Patricia Valencia: “No se pueden comprar, se lo pasamos al presidente para que el gobierno provincial se haga de los recursos que la Dirección no tiene. Son montos importantes donde se tiene que hacer cargo el gobierno de la provincia como en el resto del país”. 

“Tampoco se está pagando el gas subsidiado que nos ha dado la Secretaría de Energía, donde nos condonó una deuda de mil y pico de millones arrancando de 0. La turbina funciona gas y si no fuera por el subsidio, no podríamos pagar nada, porque ni siquiera tenemos presupuesto” señaló también. 

Gravísimo también es el affaire que Valencia relató respecto de la compra de dos generadores para el hospital de Ushuaia, “sin papeles, sin nada, con un crédito en dólares de la DPE, para colaborar con el poder ejecutivo por orden de la señora ministro Castillo y el presidente de la DPE”. Cuando detalló el caso mencionó en realidad tres generadores, comprados con “una suma de crédito para la DPE de $500.000 dólares del subsidio de la Secretaría de Energía, y lo usaron para esos tres generadores. Y ni siquiera lo incluyeron en el presupuesto”. 

Además de la inmensa cantidad de irregularidades económicos de todo tipo, la funcionaria remarcó también problemas de gestión, a consecuencia, a su juicio, de la incapacidad e ineficiencia de las autoridades de la DPE: 

“Hace 2 años está presentando presupuesto de oficio, porque el señor presidente y los anteriores directores no tenían idea del procedimiento que corresponde. El año pasado fue la peor cuenta de inversión en 27 años. Este año la Dirección Provincial de Energía no puede presentar la cuenta de inversión, por la mala gestión del Señor ingeniero Alberto Mancini, que está destruyendo la empresa”. 

Como corolario de su impresionante catarata de denuncias, Valencia consideró que el desastre administrativo y financiero que describe “no es solo en la DPE, es toda la administración pública que está funcionando así”. 

Te puede interesar