CRUEL ASESINATO

JUDICIALES 17 de agosto de 2020 Por Espectáculo Noticias
La escena fue tan dramática como cruel. El sábado 8 de agosto los vecinos detectaron el humo saliendo de la casa de Ángela Chiapello (61) en Ezpeleta y corrieron a ayudarla. Estuvo alrededor de media hora encerrada en su casa mientras se prendía fuego. Cuando lograron sacarla, ya era tarde: estuvo internada seis días y murió.

Ángela estaba acostada cuando, alrededor de las 21, al menos tres personas entraron a su domicilio de la calle Bogotá 4760, en el partido de Quilmes, donde se ha registrado una seguidilla de casos de inseguridad que no tiene respiro.
Los asaltantes entraron con una llave o lograron que la mujer les abriera, sospechan los investigadores, porque ningún acceso fue forzado. Se llevaron sólo un televisor pero antes golpearon a la mujer, una ama de casa jubilada, que tenía marcas en la cabeza, en el rostro y en los brazos.


No conformes con eso, prendieron fuego un placard en su habitación y se fueron cerrando las puertas con llave. La mujer quedó atrapada dentro de su propia casa, herida, sin posibilidad de escapar.


Los vecinos vieron el humo y llamaron a los bomberos pero "la casa era tan segura" que no había manera de entrar. Tuvieron que romper una puerta trasera para apagar las llamas y poder rescatarla.

Por el hecho detuvieron a tres sospechosos. Se trata de un joven apodado "Tati" y dos hermanos de 17 y 20 años, que en su casa tenían el televisor de la víctima. 


Para Griselda Quevedo (41) no se trató de un simple robo: "Fue un plan que llevó mucho tiempo". Es que según denunció la mujer, en esa propiedad vivía Ángela con su padre, Miguel Chiapello (84), pero hace unos nueve meses una mujer se mudó con ellos.


Se trata de una sobrina de la víctima -hija de una hermana-, que cumplía una prisión domiciliaria en esa casa en el marco de una causa vinculada a la venta de estupefacientes. En diciembre y en junio, la mujer asesinada realizó dos denuncias policiales contra ella por robo, golpes y maltrato. En la primera señaló a "Tati" como partícipe del hecho.

La investigación quedó en manos de la UFI N° 3 de Quilmes, a cargo del fiscal Martín Conde, que imputó a los tres sospechosos por los delitos de “incendio agravado por el compromiso de vida, homicidio y robo en grado de tentativa”.

Te puede interesar