TRES AÑOS DE UN RETROCESO PARA LA CUESTIÓN MALVINAS

Hace tres años nos enterábamos por los medios que nuestra Cancillería junto a la del Reino Unido emitían un comunicado conjunto: el acuerdo Foradori - Duncan. En lugar de proteger los intereses nacionales en el Atlántico Sur, este acuerdo agravó la situación de nuestro país por la ocupación británica, retrocediendo en los avances que se habían obtenido en el apoyo internacional a la posición argentina en la Cuestión Malvinas.
multimedia.normal.bee61741384a7db4.46425f494d475f313536383430303930393435395f6e6f726d616c2e6a7067

Ante esta profunda diferencia con el gobierno nacional decidimos tomar nuevas estrategias en una lucha en la que ha sido fundamental el apoyo del pueblo fueguino, así como de los Veteranos de la Guerra de nuestra provincia y de todo el país, porque en la defensa de la soberanía estamos todos unidos. Como legítima gobernadora de las Islas siempre agradezco ese apoyo y acompañamiento.

Desde Tierra del Fuego nunca compartimos la mirada del actual gobierno nacional sobre Malvinas. La política de “agradar” a la potencia colonial ya se realizó y no condujo a resultados satisfactorios. Sólo sirvió para dilatar la cuestión de fondo que es resolver la disputa de soberanía y ejercer plenamente nuestros derechos sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur y los espacios marítimos circundantes.

Para desarrollar una verdadera política de Estado provincial sobre la Cuestión Malvinas, es necesario que entre todos defendamos los intereses provinciales vulnerados por estos acuerdos, sin diferencias partidarias. Y en ese sentido un elemento central es promover la sanción de Ley Malvinas, un proyecto impulsado por el pueblo fueguino destinado a contar con la participación del Congreso Nacional para garantizar el debate de una verdadera política de Estado sobre Malvinas y sobre la presencia argentina en el Atlántico Sur.

Te puede interesar

Boletín de noticias